3 áreas esenciales de preparación para la entrevista de trabajo

Preparación para la entrevista de empleo

¡Compártelo!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Ten en cuenta estas 3 áreas esenciales de preparación para la entrevista de trabajo

El camino hacia un nuevo trabajo, y especialmente si es el primero, suele parecer pedregoso. La primera barrera normalmente es la preparación de un currículum convincente y poderoso. Una vez saltada esta valla, muchas veces te espera un sinnúmero de entrevistas con representantes de Recursos Humanos, gerentes del área al que aplicas, y hasta con ejecutivos de la empresa. Para que este segundo paso en el camino hacia el éxito no te agobie, te quiero compartir 3 áreas esenciales de preparación para la entrevista de trabajo.

Cómo presentarte en la entrevista

El primer punto, y quizá el más importante, es aprender cómo presentarte en una entrevista de trabajo. Muchos candidatos entran a las entrevistas con mucho respeto, incluso con miedo, algo que no ayudará por dos razones. Primero, el reparto excesivo de hormonas de estrés puede causar que tu cerebro ya no trabaje como debe y puede causar algo que llamamos un “blackout” – un momento en que parece que se te ha olvidado todo-. Segundo, el reclutador va a notar tu nerviosismo, y a pesar de que cierto nivel de nerviosismo es completamente normal, un nivel elevado puede causar una mala impresión, ya que no pareces muy seguro, una cualidad que importa mucho a las empresas.

Ahora, una noticia positiva que te puede ayudar a bajar el nivel de estrés: ya te invitaron, quiere decir que tú y tu CV ya les parecieron muy interesantes. En la entrevista solamente quieren conocerte mejor como persona, hablar más a detalle sobre tus experiencias y logros, y ver si eres complementario con la empresa. Así que, en vez de temer lo peor, puedes entrar a la entrevista con la seguridad de que les pareces interesante y que van a hablar de lo que has experimentado en la vida, algo con lo que deberías sentirte cómodo hablar –con un poco de preparación-.

Y ya que inferimos el primer punto esencial, ¡prepara cada punto en tu currículum! Hasta si pusiste alguna experiencia laboral de hace tres años de la cual ya no recuerdas mucho, intenta acordarte de lo que significaba tomar las responsabilidades que mencionaste en tu CV. ¿Pusiste datos y números en tu currículum? Asegúrate que puedes explicar cómo llegaste a los números. Además, usar datos en la entrevista convence mucho mejor que la simple descripción de lo increíble que eres.

Si preparas bien cada sección de tu currículum, ya ganaste el 80% de la entrevista porque vas a parecer seguro y evitas fallos retóricos. Y parecer seguro es una cualidad inmensamente valiosa, no solamente en la entrevista de trabajo. Pero recuerda, preparar no significa memorizar. Sé flexible con tus historias, ya que las quieres adaptar según la pregunta del reclutador. Memorizarlas lleva el riesgo de olvidarte de ciertos aspectos que pueden volverse muy obvios para el reclutador.

El último consejo que te quiero dar en cuanto a la preparación de la entrevista se refiere a tu imagen en las redes sociales. Los reclutadores muchas veces te buscan en estos medios. Por un lado, para tener una mejor impresión de ti como persona, y por otro, para verificar los datos de tu currículum. Tómate el tiempo, de preferencia antes de enviar tu aplicación -pero lo más tarde antes de la entrevista-, de actualizar tus redes sociales más profesionales (por ejemplo LinkedIn) y asegurar que en las redes más privadas (por ejemplo Facebook) tu imagen coincida con la que quieres dejar a tu futuro empleador.

Cómo vestirte para la entrevista

Te has preparado para la entrevista y estás 100% motivado de conseguir ese trabajo de tus sueños. El día está por llegar y te preguntas cómo vestirte para dejar la mejor impresión. Es una pregunta esencial, ya que la vestimenta no sólo refleja la cultura de la industria y la empresa en la que quieres encajar, sino también tiene una influencia inmensa en la creación de la primera impresión. Tan importante es la pregunta, que es tan difícil contestarla por la gran variedad de ropa que se lleva en diferentes trabajos. Mientras en sectores más conservadores sigue siendo costumbre llevar traje y corbata, en sectores más modernos puede ser suficiente vestirse con una camisa o blusa, mezclilla y hasta ciertos tipos de tenis.

Una idea de cómo acercarse a este reto sería navegar en la página web de la empresa y ver cómo se visten los empleados en las fotos. Otra alternativa sería buscar la empresa en las redes sociales o preguntar a personas que quizá ya contactaste en el proceso de la creación del CV.

Independientemente de los requerimientos individuales de la industria o la empresa a la que aplicas, los siguientes consejos también aplican para cada candidato.

Asegura que tu ropa esté limpia (e.g. zapatos) y planchada (e.g. camisa, blusa o traje). También deberías limar tus uñas y llevar el cabello limpio y bien peinado.

Finalmente, si usas un perfume, limita la cantidad que aplicas a un nivel discreto. Quieres que se acuerden de ti por tu personalidad y no porque el cuarto sigue oliendo a perfume horas después de la entrevista.

Como mujer, también ten en cuenta no exagerar con el maquillaje, pintalabios o el color de tus uñas.

Si mantienes estos consejos en mente, vas a dejar una apariencia profesional que subraya la buena impresión que tienen de tu currículum, una combinación destinada al éxito.

Cómo preparar las preguntas más comunes

Después de haber preparado las historias acerca de los eventos en tu currículum y la elección de la ropa que vas a llevar para la entrevista, queda sólo un punto esencial para asegurar el éxito en tu entrevista: la preparación de las preguntas más comunes. Antes de que pienses que son demasiadas preguntas para posiblemente poder prepararlas todas, déjame decirte que no es tan malo como quizá piensas. La verdad es que la mayoría de los reclutadores te hacen preguntas como las siguientes o muy parecidas, y te prometo que una preparación de las mismas te puede dar más seguridad en tu entrevista.

¿Cuéntame acerca de ti?

Es una típica pregunta de introducción, a veces también usada por parte de la persona que te entrevista cuando no ha tenido el tiempo para estudiar tu CV. Muchos candidatos no saben por dónde empezar o qué tipo de información contar, a pesar de que es una pregunta fácil al saber cómo contestarla. Resume tu CV en una respuesta de 1 a 2 minutos, sin entrar en detalle de algún punto. Menciona tus estudios, tu experiencia laboral, y si acaso tus estancias en el extranjero. Conéctalo de la mejor manera posible para mostrarle al reclutador que has perseguido cierto plan en vez de simplemente vivir el momento.

¿Cuéntame 3 debilidades / fortalezas tuyas?

La cantidad de debilidades o fortalezas puede variar, pero es una pregunta típica para ver cómo un candidato reacciona al momento de tener que ser honesto y si es capaz de mostrar reflexión. La pregunta más peligrosa de las dos es sobre las debilidades, ya que aquí muchos candidatos mencionan debilidades que pueden costarles el empleo (por ejemplo, que son flojos, que no saben trabajar en equipo, o que les cuesta aceptar órdenes). Intenta mencionar debilidades “neutras” que puedes convertir sutilmente en una fortaleza. También puedes incluir una debilidad que no se refleja en tu desempeño en el trabajo, por ejemplo, que hasta tu pájaro canta mejor que tú o que tus amigos se llevan la comida a tu casa porque te falta perfeccionar tus habilidades en la cocina. Pero ojo, no menciones más de un ejemplo así porque puede hacer dudar al reclutador de tu capacidad de reflexión.

También ten en cuenta que muy probablemente te van a pedir ejemplos, especialmente donde mostraste tus fortalezas. Puedes conectarlas con tus historias preparadas para tu currículum.

¿Qué sabes de nuestra empresa / porqué nosotros en vez de la competencia / porqué quieres trabajar aquí / qué esperas de este trabajo?

Esta pregunta puedes prepararla perfectamente al informarte sobre la empresa y la competencia, identificar las diferencias, y analizar cuáles son las verdaderas razones de porqué quieres trabajar en esta empresa. Contestando bien esta pregunta, le muestras al reclutador que tomas en serio esta oportunidad de empleo y que tienes un sincero interés en trabajar con ellos. Así que no subestimes el efecto que puede tener tu respuesta para el resto de la entrevista y tus probabilidades de recibir la oferta de trabajo.

¿Si te contratamos, qué valor agregarías a esta empresa / porqué deberíamos contratarte?

Si durante el proceso de la creación del CV investigaste bien las responsabilidades y requerimientos de tu futuro puesto, puedes preparar esta pregunta fácilmente. Conecta tu conocimiento y experiencia con estos puntos y prepara un caso bastante convincente para ti.

¿Tienes alguna pregunta / qué quieres saber de nosotros?

Esta pregunta parece la más fácil y a la vez puede volverse una barrera tremenda. Muchos candidatos sienten alivio al haber contestado las preguntas del reclutador y de un momento a otro baja la presión y atención. Y eso que esta pregunta no sólo ofrece la oportunidad de hacer las preguntas que te importan mucho, sino también una oportunidad para diferenciarte de la mayoría de los demás candidatos al mostrar verdadero interés en el puesto y la persona enfrente. Especialmente si es alguien del área en que vas a empezar a trabajar o un ejecutivo, identificar de antemano quiénes serán tus reclutadores y preparar preguntas relacionadas a su historia en la empresa puede crear o fortalecer una conexión a un buen nivel. Un final fuerte en la entrevista hace que se acuerden de ti al discutir sobre los candidatos y eso aumenta muchísimo la probabilidad de que te contraten en vez de a todos los demás que no dejaron una gran impresión.

Si te gustaría saber más sobre el proceso de aplicación o estás en búsqueda de cómo perfeccionar tu currículum, al igual que su diseño, te invito a leer nuestro blog de TuCVCoach.

¡Mucho éxito!

×
×

Carrito